PANORÁMICA

ƒ`F

El macizo de los Picos de Europa se extiende al norte de la Cordillera Cantábrica por una superficie aproximada de 500 kilómetros cuadrados, siendo sus dimensiones de unos 35 kilómetros de este a oeste y de unos 15 kilómetros de sur a norte. El 22 de julio del año 1918, don Pedro Pidal, marqués de Villaviciosa, consiguió que se diese vía libre a la primera de las leyes que en España aparecía sobre Parques Nacionales, quedando por tanto aprobado el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, convertido en el primer Parque Nacional de España, con una superficie de 16.925 hectáreas. Han transcurrido más de setenta años para que se aprobase en el Parlamento una nueva Ley que ampliaba los límites establecidos para el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga y que a partir del 30 de mayo de 1995 se denomina Parque Nacional de los Picos de Europa, abarcando una extensión de 64.660 hectáreas, lo que le han convertido no solo en el Parque Nacional de mayor extensión de España, sino en el Parque más grande de Europa.

Los Picos de Europa se originaron por sedimentación de caliza submarina de 3.000 metros de espesor, el mayor conocido en el mundo, durante el Periodo Carbonífero de la Era Primaria, que comprende desde 345 millones de años hasta 280 millones de años. Las pizarras, areniscas y conglomerados, forman el material de los valles que le circundan. Hace 220 millones de años, en el plegamiento hercínico, surge el primer relieve montañoso, produciendo un horst elevado entre las depresiones de Liébana y Cares, para elevarse definitivamente en el plegamiento alpino de la Era terciaria, hace 65 millones de años, contemporáneo al surgir de los Pirineos y de Los Alpes, comprimiéndose la maza caliza de sur a norte, en dirección al mar; de esta manera, los macizos de caliza se fracturaron profundamente con dicho plegamiento y al elevarse la fragmentación afectó a tres grandes bloques, con enormes grietas que afectaron a todo el conjunto de sur a norte, que fueron ensanchándose por la erosión glacial y que más tarde sufrirían una gran erosión de tipo fluvial, que dio poco a poco forma majestuosa a los Desfiladeros que hoy conocemos, que de esta forma van abriéndose camino en dirección al mar.

pipano4Destacan cuatro grandes desfiladeros que son la consecuencia de todo éste gran proceso que se originó durante siglos en el conjunto montañoso de los Picos de Europa: El Desfiladero de los Beyos, o del río Sella; el Desfiladero del Cares, conocido por la “Garganta Divina”, surcado por el río Cares y uno de los más visitados por montañeros y turistas; el Valle de Áliva y los Desfiladeros de La India, por donde discurre el río Duje, y, finalmente, el famoso Desfiladero de La Hermida, surcado por el río Deva que nace en Fuente Dé, al pie del farallón rocoso que contempla el teleférico de Fuente Dé. Cares y Duje se unen cerca de Puente Poncebos y posteriormente será el río Deva en Panes, desembocando finalmente en Unquera por la ría de Tina Mayor.

El relieve actual que contemplamos en los Picos de Europa es fruto de los plegamientos, de la instalación de glaciales durante el Cuaternario y de la presencia de formaciones kársticas (paisaje de disolución de la caliza). Los restos glaciales (lagos de altura, morrenas, “llambrías”, etc.) no son tan abundantes como en otras formaciones montañosas debido a la disolución de la caliza; así, los lagos de origen glaciar tienden a formar torcas por infiltración del agua por las grietas de la caliza; se puede hablar de los “jous”, otra de las características peculiares de los Picos de Europa, que son series contiguas de depresiones cerradas, con forma prácticamente circular que pueden llegar a tener hasta dos kilómetros de diámetro y que se encuentran separadas por grandes alturas. En los “jous” la lluvia y la nieve fundente sólo pueden escapar por sumideros de fondo.

Las fracturas del plegamiento y la acción posterior de las aguas subterráneas han creado multitud de pozos y galerías, paraíso de los espeleólogos, que consideran a los Picos de Europa como el Himalaya espeleológico, habiéndose explorado ya simas de más de 1.000 metros de desnivel, muy próximas al récord mundial de la especialidad. Alguna de estas grietas subterráneas se rellenaron en épocas geológicas pasadas con coladas minerales, principalmente de derivados del cinc, calamina y blenda (la variedad acaramelada de ésta última es de gran pureza), además de plomo y manganeso. Todo ello dio origen a una floreciente minería durante el siglo pasado que se mantuvo hasta que hace unos años se cerraron las minas de Áliva.

Testigo de los glaciares son los valles con su característica forma en U; los “jous”, las “llambrías” y las rocas pulimentadas y estriadas en la superficie. Las formaciones kársticas tienen su origen en la disolución de la caliza por el agua de lluvia, debido a su carácter ligeramente ácido. La caliza es impermeable al agua y ésta solamente entra en el macizo calizo por medio de las grietas que posee, acumulándose en ríos y lagos subterráneos y otras formaciones en el interior de las cuevas y de las galerías subterráneas. El agua subterránea emerge en las fuentes de las faldas de los montes; las formaciones kársticas de absorción de agua originan las torcas, “jous”, grietas y simas y las formaciones kársticas de disolución de la caliza y precipitación forman las simas, grutas, galerías, que hacen del conjunto de los Picos de Europa, único en cuanto a la práctica de deportes como la espeleología, descenso de cañones y, especialmente, la práctica desde siempre más extendida: la escalada en roca, con picos que forman parte de la historia y a la vez de la tragedia de éste maravilloso conjunto montañoso, como son el Naranjo de Bulnes o Pico Urriello.

Las glaciaciones cuaternarias, sobremanera la de Würm, provocaron que el macizo de los Picos de Europa fuese uno de los puntos más importantes en cuanto a formaciones glaciares de toda la Península, cubiertos por una capa de hielo que llegaba hasta debajo de la cota de 1.000 metros; de esta manera, se desarrollaron los glaciares Lloroza, Deva, Bulnes, etc., que dejaron su huella marcada en los macizos montañosos.

En los Picos de Europa hay un relieve muy accidentado con grandes desniveles y con picos que sobrepasan de forma amplia los 2.000 metros, como Torre Cerredo (2.648 metros) o Peña Santa de Castilla (2.596 metros). El conjunto montañoso se extiende por el territorio de las Comunidades Autónomas de Cantabria, Principado de Asturias y Castilla y León, dividiéndose en tres macizos, cuyos límites determinan los ríos Deva, Duje, Cares y Sella. Son diez los municipios que aportan territorio al Parque. Por parte de Cantabria, Tresviso, Cillorigo y Camaleño; por el Principado de Asturias, Peñamellera Baja, Cabrales, Amieva, Onís y Cangas de Onís y, finalmente, por Castilla y León, Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre.

Como hemos dicho anteriormente, los Picos de Europa forman tres importantes macizos conocidos con los nombres de Macizo Oriental o de Andara; Macizo Central o de los Urriellles y, finalmente, el Macizo Occidental o de Cornión.

CLIMA

clima2Los Picos de Europa dada su gran proximidad al mar, poco más de 20 kilómetros de distancia, y encontrarse en la vertiente norte de la Cordillera Cantábrica, además de su altitud a nivel del mar, condiciona que las masas de aire húmedo cuando llegan a la costa, ascienden de forma rápida e imprevisible, consiguiendo la formación de frentes nubosos, con la consiguiente condensación, provocando que surjan frecuentes precipitaciones. Un clima que se caracteriza por la humedad y la poca iluminación y que condiciona las peculiaridades climatológicas de Picos de Europa. Los vientos del Norte y del Oeste son los más dominantes en la zona y los causantes de la presencia de nubes y nieve en el macizo montañoso y los del NO son los que despejan la atmósfera.

La presencia de la nieve se acentúa sobremanera durante los meses de invierno, principalmente a partir del mes de diciembre, y no son raros los neveros que se pueden contemplar durante los meses de verano, que permanecen en muchos puntos de Picos de Europa de forma permanente. Es también frecuente que se produzcan aludes donde existe una mayor pendiente, por lo que resulta peligroso adentrarse en el macizo en zonas donde a la pendiente se une una gran insolación; una de esas zonas es la travesía que existe entre La Vueltona y Horcados Rojos, en el macizo Central.

corzoDentro de la climatología tan especial que se produce en Picos de Europa es corriente que aparezcan las temidas nieblas, que impiden la visibilidad y producen la desorientación especialmente en turistas y montañeros, con el consiguiente peligro que entraña el encontrarse en una zona de grandes desniveles; para compensar, muchas veces, sobremanera cuando nos encontramos en las cumbres y de mañana amanece con una densa capa de niebla en el Valle que hace sentir la situación maravillosa de tener bajo nuestros pies un inmenso mar, el “mar de niebla”, que deja marcada en la retina del montañero uno de los momentos más intensos de contemplación del macizo montañoso de Picos de Europa.