RUTAS DE SENDERISMO POR EL VALLE DE CAMALEÑO

coriscaoEl municipio de Camaleño ofrece múltiples alternativas de rutas de senderismo y montaña, de diferentes dificultades.

Desde Mieses, por una pista que se inicia en las últimas casas del pueblo, contemplando el macizo Oriental de Picos de Europa, pasamos por el paraje de El Coterón, divisando en lo alto la cruz de La Viorna y por las Canales a la fuente Paparosa. Se llega al Llano del Aceluengo, donde se domina una magnífica panorámica de Potes y por la ladera ascendemos hasta la cumbre de La Viorna, donde hay una cruz de hormigón y piedra, construida en julio de 1948, desde donde se domina el valle de Liébana.

bodiaSi partimos desde la ermita de San Julián, en el pueblo de Congarna, ascendemos por un camino hasta llegar a la ermita de San Miguel, mirador del macizo Oriental de Picos de Europa y desde allí alcanzamos por la carretera el Monasterio de Santo Toribio. Por Argüébanes podemos ascender al Pico San Carlos o Sagrado Corazón, en una travesía ciertamente fuerte. Subimos hasta el final del pueblo y pasamos por el Pando Carramena, bosque de roble, cruzando después la riega Zendal. Pasamos por el monte de Tobadeño y llegamos a la Peña de Cabañustre para entrar al puerto por La Gárgola, ascendiendo la dura Canal de San Carlos y llegando al Pico donde se encuentra la imagen del Sagrado Corazón, dominando el valle de Liébana.

redoTambién desde Argüebanes podemos cruzar en el centro del pueblo por el puente y molino Zendal y subir hasta Pernillo para coger el camino que nos llevará hasta el pueblo de Lon. Cruzamos el pueblo y junto a la iglesia parroquial cogemos el camino que nos lleva hasta Brez, al pie de la peña de Concerrá. Bajamos por la carretera al pueblo de Tanarrio y por una senda que pasa por el prado de los Picones, en la parte baja de la población, descendemos al río Belondio para subir después hasta Redo. Continuamos por la carretera y llegaremos a Mogrovejo, uno de los pueblos más bellos de Liébana, finalizando el recorrido, también por la carretera, en Los Llanos, al pie de la Peña de Subiedes.

Desde Lon podemos alcanzar la parte alta del pueblo y antes de llegar a la fuente de Ampurce un camino sube paralelo al río y llega a los derruidos casetones de las minas de las Arredondas y a las cabañas de Lon. Otra ruta interesante es la que desde Lon nos lleva hasta Edes, pasando por los invernales y prados de Hoz, el monte de Sobrelon y el invernal y prado de Andalubia para, por Hoyu Moru, subir una serie de tornos que nos llevarán hasta los puertos de Edes, al pie del macizo Oriental de los Picos.

Si iniciamos la ruta en Camaleño podemos subir hasta Pico Jano por un camino que se inicia por detrás de las casas del pueblo hasta llegar a los prados de La Quemá, dando vista al macizo Oriental y al pueblo de Lon. Se pasa por los invernales de Las Fuentes y por la fuente de la fuentucha llegamos a Brañes, con invernal y tenada, precioso mirador de los Picos y del valle de Camaleño. Dejamos atrás la fuente Brañes y por los prados del Pandu continuamos por la pista, ascendiendo hasta el Pico Jano, uno de los mejores miradores de Picos de Europa.

mogroveEn Tanarrio podemos coger desde el centro del pueblo una pista que nos llevará hasta la ermita de Santa Justa, donde hubo un monasterio medieval. Por Mogrovejo, a la derecha de la Torre, una pista asciende hasta La Calvera y la Peña Oviedo, donde hay restos megalíticos, para continuar hasta salir al puerto de Áliva,. Del mismo modo, también alcanzamos Áliva saliendo desde Pembes, por el lugar de Caldevilla, divisando Cumbre Abenas para, pasando por invernales y fuentes -Vao de las aguas y Jalgueru- unirse a la pista que sube desde Mogrovejo, en el lugar denominado Cuetos Comunes. Desde Pembes se puede ir a Cosgaya pasando por el Callejón de la Solajera y cruzando un puente sobre el río del Valle pasar por la campera de las Arquerás y el Campo las Santas para llegar a Cosgaya a la altura del cementerio.

Podemos hacer una ruta desde Cosgaya al mirador de Llesba, en las cercanías del puerto de San Glorio, y para ello hay que subir hasta el barrio de Cosgaya e iniciar el camino a través de una pista, pasando por las vallejas del Regollón y del Infierno. Se cruza el arroyo de la Cañiceda para alcanzar el monte de Porciles y cruzar la riega de Porciles y, posteriormente, la riega del Tumbo. Seguimos ascendiendo cruzando vallejas y riegas y llegamos a La Posá de los Escobajos donde se hace un alto en el camino. Cruzando la riega el Cortés, alcanzamos la choza y el prado Cubo. Subimos varios tornos pronunciados y alcanzamos el Collado de Mostrovilde para llegar a Llesba, otro de los mejores miradores del Valle de Camaleño y de los Picos de Europa. También desde Cosgaya, y después de salir de la población, junto a un puente que cruza el río Deva, parte un camino que por el hayedo nos llevará hasta el pueblo de Pido.

Finalmente, recordar la ruta clásica de acercamiento al macizo central de Picos de Europa desde el pueblo de Espinama, pasando por los invernales de Igüedri. 

TELEFÉRICO DE FUENTE DÉ

tele4En los años treinta la atracción por Picos de Europa comenzaba a abrir paso a los grandes logros que se conseguirían posteriormente para dar a conocer el maravilloso macizo montañoso. Ya en el año 1903 la compañía minera “Vieja Montañesa” había instalado un cable desde Lloroza hasta Fuente Dé con el fin de transportar en cubos el mineral que se extraía de las minas.

El ingeniero lebaniego José Antonio Odriozola fue el gran impulsor del teleférico de Fuente Dé, máxima atracción en la actualidad para los turistas que se acercan a conocer Picos de Europa. Inició el proyecto y realizó los primeros trabajos, proponiendo no sólo el teleférico sino también telesillas a Áliva y Pico de la Padiorna, carretera desde Pido a Fuente Dé, electrificación rural en el valle, repoblaciones piscícolas e instalaciones deportivas. La Diputación Provincial dio vía libre al proyecto y el presidente, D. Pedro Escalante, encarga la compra de los terrenos, aprobando la construcción del teleférico el 20 de noviembre de 1962. El año 1963 comienza con la aprobación en Consejo de Ministros del Parador de Fuente Dé y en abril de ese mismo año se aprueba la electrificación rural de los pueblos del valle de Camaleño y la construcción de la carretera desde Espinama a Fuente Dé.

El teleférico proyectado era de sistema bicable sin apoyos intermedios, con la estación inferior a cota 1.070,25 y la superior a cota 1.823,75, desnivel que se salva en un solo vano con 1.419 metros de cable, en el anfiteatro de Fuente Dé (Camaleño), cerca del nacimiento del río Deva. La estación superior termina junto al mirador del cable, desde donde se domina un magnífica panorámica del Valle de Camaleño y de la Cordillera Cantábrica.

Estaba concluyendo el mes de junio de 1966 cuando se realizan las primeras pruebas en el teleférico de Fuente Dé, con las cabinas lastradas. Se sabe que el primer pasajero, colándose de polizón, fue Nicolás Soto, empleado de Diputación, el día 12 de julio.

El teleférico de Fuente Dé comenzó a funcionar para el público el 21 de agosto de 1966. En los doce primeros días transportó por término medio 300 personas diarias y se calculaba que a pleno rendimiento podía hacer hasta 140 viajes.

Durante el primer año de funcionamiento el teleférico transportó 48.000 viajeros, siendo la capacidad por cabina del teleférico de siete viajeros. En 1974 se ampliaba la capacidad de las cabinas de siete a catorce pasajeros.

tele3Después del aumento de la capacidad de las cabinas las características técnicas del teleférico de Fuente Dé eran las siguientes: la altitud de la estación inferior es de 1.094 metros y la estación superior tiene 1.847 metros; la longitud horizontal de la línea es de 1.202,50 metros y su longitud real, 1.419,10 metros; la diferencia de nivel entre los puntos extremos es de 753,50 metros y la separación entre cables es de 7,50 metros, con dos cabinas en línea con una capacidad de viajeros (incluido el conductor) de quince personas. La velocidad del cable tractor con motor eléctrico principal es de 8 mts y con motor de reserva Diesel, 2,50 mts; el peso de la cabina vacía con conductor es de 940 kgrs y a plena carga de 2.140 kgrs; la capacidad por horas de personas se estima en 210 y la cabina de socorro tiene una capacidad para acoger a cinco personas, siendo la velocidad del cable de socorro de 2 m. Hay dos estaciones (inferior y superior) y la potencia de los motores eléctrico principal y diesel de reserva es de 140 CV y 41 CV, respectivamente.

En el año 1986, al cumplirse los veinte años de existencia del teleférico y con más de 3.000.000 de pasajeros transportados, el problema principal son las largas colas de espera, lo que produce el estudio por parte de Diputación Regional de la ampliación de las cabinas para asegurar una mayor fluidez del servicio a los viajeros.

El 21 de julio de 1990 se inaugura la ampliación de las nuevas cabinas, incrementando la capacidad con cabinas para 28 personas, subiendo 500 pasajeros a la hora, al aumentar la velocidad de las cabinas a 10 m/seg, con una longitud de cable de 1.640 metros; también se dota al teleférico de un nuevo sistema de seguridad con tres frenos: servicio, seguridad y emergencia.