Liebana y Picos de Europa. Guia multimedia interactiva Liebana y Picos de Europa
Liebana y Picos de Europa Información Publicidad Enlish Español
VISITA GUIADA
Municipios
Naturaleza
Historia
Monumentos
Rutas
Ocio y Fiestas
Picos de Europa
MAPAS
Liébana
Picos de Europa
GUÍA PRÁCTICA
Hostelería
Campings
Turismo
Productos
Servicios
Tablón de anuncios
   

MONUMENTOS:

CABEZÓN DE LIEBANA | CAMALEÑO | CILLORIGO DE LIÉBANA | PESAGUERO | POTES | VEGA DE LIÉBANA

raya

POTES

raya

LA TORRE DEL INFANTADO

La obra más representativa y sobresaliente de la arquitectura civil de la villa de Potes es la Torre del Infantado. Es un edificio medieval de mampostería, a excepción de esquinales y vanos, compuesto por cuatro cuerpos y una azotea, con cornisa de modillones que sostenía una barbacana corrida, que a su vez estaba rematada por almenas. Conserva cuatro pequeñas torres cúbicas almenadas en cada esquina. Se accede al edificio por medio de una larga escalinata y atravesando una puerta con arco apuntado. Por encima de la puerta hay un balcón corrido cuyos ventanales están enmarcados por alfiz. En los muros de la torre, se pueden observar varios vanos con ventanillas ajemeizadas de arco escarzano, que son de pequeñas dimensiones, propias de un edificio defensivo.

La fundación de la Torre del Infantado se atribuye a la familia de los Lama. En el siglo XIV perteneció a Don Tello, señor de Liébana, hermano del rey Enrique II e hijo de Alfonso XI, de quien recibió los realengos de las merindades de Liébana y de Aguilar; posteriormente la heredó su hijo, Juan Tellez, y recibió de Enrique II el 18 de febrero de 1371, en donación por vía de mayorazgo, entre muchas posesiones, las tierras de Liébana. Se casó Juan Tellez con Leonor de la Vega y tuvieron dos hijos en su matrimonio: don Juan y doña Aldonza. Juan Téllez, falleció en la batalla de Aljubarrota. Al morir, hereda su hijo Juan, quien también falleció muy joven sin tener descendencia. Su hermana, doña Aldonza, había casado con García Fernández de Manrique, primer conde de Castañeda. Como la donación de Enrique II había sido por mayorazgo y por el impuesto de maniería, al morir Juan sin descendencia, el señorío de Liébana pasó nuevamente a manos del rey, si bien, como perteneció a don Tello, continuaba en la línea familiar y retornó a doña Aldonza.

Leonor de la Vega, al enviudar, se casó en segundas nupcias con don Diego Hurtado de Mendoza "El Almirante", viudo de doña María de Castilla, hija de don Juan I; éste, era a su vez el hijo de Pedro González de Mendoza, señor de Álava. Mediante un privilegio concedido en el año 1395, Enrique III dona a Diego Hurtado de Mendoza, Liébana, Pernía y Campoo de Suso. Al fallecer don Diego en el año 1405, le sucede su hijo, don Iñigo López de Mendoza, primer Marqués de Santillana; éste, casó con doña Catalina Suarez de Figueroa, señora de Escamilla y, entre los hijos que tuvieron, uno de ellos fue don Diego Hurtado de Mendoza, primer duque del Infantado, título que fue concedido por los Reyes Católicos en el año 1475 y, segundo marqués de Santillana.

Al fallecer Leonor de la Vega, comienzan los enfrentamientos, al querer don Iñigo el señorío de Liébana, así como doña Aldonza. Las luchas serán muy sangrientas entre los partidarios de las dos familias y concluyen en el año 1447. El pleito siguió su curso hasta el año 1576 en que quedó Liébana para los Santillana. La posesión de la torre pasó por don Diego, don Iñigo, doña Ana y doña Luisa, casada esta última con Díaz de Vivar, los Silva y, finalmente, doña Francisca de Beaufourt, casada con don Francisco Borja Téllez de Girón, hasta pasar a la familia Osuna, que se desprende de ella, siendo propietario don Mariano Téllez de Girón, en el año 1868. Durante la guerra de la Independencia, fue reducto fundamental de defensa para los guerrilleros lebaniegos, que lograron que los franceses salieran malparados en las dieciséis veces que entraron en la villa, mereciendo que el general Mahy enviase una proclama a los lebaniegos donde se hacía eco de su resistencia y sus victorias. 

raya

ERMITA DE LA VIRGEN DE VALMAYOR

-La ermita de la Virgen de Valmayor, se encuentra al sur de la villa de Potes y se accede a ella después de recorrer un kilómetro, por un camino que parte a la izquierda de la carretera que conduce de Potes a Vega de Liébana.

Conocemos la existencia de la ermita de la Virgen de Valmayor desde finales del siglo X, cuando el 12 de julio del año 990, en el Cartulario del Monasterio de Santo Toribio de Liébana, se cita como el presbítero Vermudo y su madre Froilo, donan a San Vicente de Potes cuanto poseen y entre las iglesias se cita a Santa María de Valmayor, San Cosme y San Damián, Santa Eulalia y, San Pedro, todas ellas en la villa de Potes.

-No volvemos a tener noticias de la ermita hasta el año 1272 cuando el prior de Santo Toribio da en renta a un clérigo la iglesia de San Vicente de Potes con todas sus pertenencias. El 11 de abril de 1333 hay una carta de sentencia en el pleito que mantenían el monasterio de Santo Toribio y el concejo de Potes, sobre la iglesia de san Vicente y sus diezmos y las ermitas de San Pedro y Santa María de Valmayor.

Por las Ordenanzas de la villa de Potes, fechadas en el año 1619, sabemos que se celebraba una procesión a la ermita de Valmayor el 2 de enero de cada año, por voto y costumbre antigua y había, además, una letanía la víspera de la Ascensión al monasterio de Santo Toribio u a Valmayor, a donde fuera voluntad por parte de la villa. Aún en el año 1704 los monjes de Santo Toribio debían de predicar el sermón el día de la Ascensión en dicha ermita. Sabemos que en 1786 se comienza a tallar un retablo para la ermita, de madera de tejo, costeado por la Cofradía de Nuestra Señora de Valmayor. En el año 1834, la corporación municipal de Potes debe acudir a Valmayor el día 2 de enero, como es costumbre. La Virgen también se bajaba a Potes cuando había grandes epidemias que afectaban a la población.

-La ermita de Valmayor es un edificio de una sola nave con capilla principal cubierta de lunetos; tramo cuadrado cubierto con bóveda de crucería de ocho plementos y dos tramos iguales cubiertos de lunetos. La puerta está abierta al sur y existe una espadaña sobre ella, con tronera y campana. En el interior del retablo se encuentra la imagen de la Virgen de Valmayor. Tres tallas muy antiguas, que representan a Santa Ana, la Virgen y el Niño; Inmaculada y, Virgen sedente con Niño sentado en la rodilla, se encuentran depositadas por seguridad, en el Museo Diocesano de Santillana del Mar.

-La fiesta de Valmayor se celebra el día 15 de agosto y nueve días antes se baja a la imagen en procesión a la iglesia de Potes. El 15 de agosto hay procesión a la ermita, misa y romería popular. Al atardecer hay merienda en el prado de La Tejera y verbena en la villa de Potes.

 

 

raya

ANTIGUA IGLESIA DE SAN VICENTE

-Sin duda alguna la antigua iglesia de San Vicente de Potes es el mejor legado de arquitectura religiosa que hay en la villa lebaniega. Se encuentra en las inmediaciones de la iglesia parroquial actual.

Tenemos noticia de la existencia de la iglesia desde época muy antigua, ya que se cita en el año 952, cuando Cesabo dona al monasterio de San Martín de Turieno cuanto posee en Liébana y Asturias, citando en Potes a la iglesia de San Vicente. Existen varias donaciones durante los siglos XI y XII y en el siglo XIII hay un documento muy importante, ya que el 27 de abril de 1240 el abad de Oña da de por vida a Rodrigo Pérez el monasterio de San Vicente de Potes por la renta anual de 25 modios de trigo. El prior de Santo Toribio nombraba el capellán para la iglesia. En el año 1272, dicho prior da en renta al clérigo Fernando Domínguez, la iglesia con todas sus pertenencias. A partir del siglo XV comienzan los problemas entre Santo Toribio y la iglesia de San Vicente, existiendo varios pleitos que llevan a que en el año 1333 se produce una sentencia diciendo que el concejo de Potes deje la iglesia de San Vicente y las ermitas de San Pedro y Santa María de Valmayor, entregando todas las pertenencias al prior de Santo Toribio. Existía desde tiempo -inmemorial la costumbre de trasladar el "Lignum Crucis" del Monasterio de Santo Toribio a la iglesia de San Vicente, donde se celebraba una misa y sabemos que los monjes no dejaron bajar la Reliquia hasta el año 1596 por el mal estado de los caminos y por la nieve. Por dicho documento conocemos que de la parroquia de Potes se sacaba una imagen de Nuestra Señora, de mucha devoción, para recibir a la Cruz y se decía una misa de campaña frente a la iglesia si el tiempo lo permitía. El abad de Oña mandó que en dicho año de 1596 se volviese a bajar la Reliquia. A partir del siglo XVII se bajaba el domingo del Espíritu Santo y con el paso del tiempo se trasladó al martes de Pascua, hasta el año 1964, que comenzó a bajar el domingo de Pascua de Pentecostés, como se hace en la actualidad.

La iglesia perteneció al obispado de León hasta el año 1956, que se entrega al ayuntamiento de Potes y éste, para sufragar los gastos de la construcción de la nueva iglesia, la vende en pública subasta, pasando por almacén de vinos y posteriormente de materiales de construcción. El obispado es propietario de la vivienda anexa y la capilla de San Vicente Neri es propiedad de la Asociación del Año Jubilar, que la destina a exposiciones, conciertos y conferencias. El ayuntamiento de Potes tiene en dicha capilla la Oficina Municipal de Turismo.

raya

ERMITA DE LA VIRGEN DEL CAMINO

-Se encuentra junto al camino del camposanto. Es una capilla de una nave cuadrada, con bóveda estrellada, que conserva un retablo del siglo XVIII, con columnas churriguerescas. Sobre la puerta principal lleva la siguiente inscripción: "ANNO MDCCLXXVII". En el interior hay dos cuadros; uno, del beato Ludovicus Bertrand y otro, de Santa Inés de Monte Policiano. Conserva una pila de agua bendita que tiene una imagen de la Virgen.

 

 

raya

TORRE DE OREJÓN DE LA LAMA

Situada en el barrio del Sol, cerca del puente de San Cayetano. Tiene tres pisos y en la fachada del segundo se conservan dos ventanas ajimezadas de arco apuntado. Hay dos escudos entre laureles con las armas de Celis y de Bedoya. Es construcción del XV-XVI.

 

 

raya

ERMITA DE SAN CAYETANO

Junto al puente medieval de su mismo nombre y al lado de la casona de los Bustamante Prellezo, donde en un esquinal se observa un escudo con armas de La Canal.

La ermita es de una nave, con un magnífico retablo barroco del siglo XVIII, adornado con columnas corintias. Hay escudos de La Canal y de Prellezo, pintados sobre lienzo, así como otro escudo de la Orden del Carmelo. Destaca en el retablo una imagen de San Cayetano del siglo XVIII y cuadros que representan a Beato de Liébana, San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier.

En la sacristía, hay otro retablo del XVIII con tallas de la Virgen de Guadalupe y de San Miguel Arcángel. La fiesta se celebra el 7 de agosto.

 

raya

TORRES DE CALSECO, SAN PEDRO Y DE LA FAMILIA OSORIO

Cerca de la ermita de San Cayetano y en la Plazuela del Llano se encuentra la Torre de Calseco, con ventana geminada y escudos. Uno de ellos con la leyenda: "Hizo esto Don Francisco de Salceda. Año de 1741. Familiar y Notario del Santo Oficio".

La torre de San Pedro es un edificio de cuatro pisos que se encuentra en el barrio del mismo nombre. Pudo tener almenas y escudos de armas.

Finalmente, la Torre de la familia Osorio, en la calle de San Marcial, es de tres pisos con escudo de armas de la familia Campillo y con una inscripción que dice: "Esta obra se hizo de orden del excelentísimo señor don Joseph del Campillo y Cossío, caballero del hábito de Santiago, vicealmirante de S.S. el Infante Don Phelipe, del Consejo de Estado, Presidente de Hacienda y Secretario del Despacho Universal de Hacienda, Guerra y Indias y Marina. Año de 1743".

En la calle de San Roque hay una hermosa portalada con escudo de armas de la familia Linares y con una inscripción debajo del escudo: "Porque en las morismas lides/ un águila me guió/ y despertó con sus alas/ me la dieron por honor/ ande la rueda alrededor/ de las columnas que fuertes son".

raya

ANTIGUO CONVENTO DE SAN RAIMUNDO

El edificio que ocupaba el antiguo convento de San Raimundo se encuentra bajando unas escaleras desde la Calle de san Roque, que conducen al puente que sirve de comunicación con el complejo educativo de la villa. Del antiguo convento, solamente se conserva el claustro, muy sencillo. Hay escudos de armas en la fachada del interior, que se corresponden a las familias de La Canal, Agüeros y Mier, así como una lápida sepulcral con escudo sin labrar, del año 1687.

El convento fue fundado a principios del siglo XVII, concretamente el año 1603, por el dominico lebaniego Fray Toribio Vélez de las Cuevas y se tomó posesión del mismo en 1608. Las capillas del convento se hicieron en el año 1643. Entre los años 1836-1837 se produjo la Desamortización de Mendizabal y el fin de la congregación religiosa. Los retablos serían trasladados después a la actual parroquia de San Vicente Mártir de Potes.